De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr

por Pedro Plaza Salvati

Migrantes venezolanos cruzan a Colombia, atravesando trochas. Fotografía de Raul Arboleda | AFP

De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr

De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr
Te puede interesar
Los más leídos
01/05/2019

Lugares que uno deja sin haberlos dejado. Ese tema me persigue como un fantasma. Es un saboteador del presente. Cuando uno se instala en otro lugar, así sea por un tiempo corto y a pesar de ser un extranjero, se conecta con el flujo de vida de ese lugar. Esto es algo que caracteriza la forma de vivir nómada de muchos venezolanos en los últimos años. Algunos han tenido la fortuna de poder quedarse en una sola ciudad, otros, quizás muchos más de lo que se piensa, han saltado de un lado al otro, buscando ganarse la vida y sentirse bien en el sitio elegido de tránsito, ni qué hablar de las familias dispersas en distintos lugares del mundo como estelas de fuegos artificiales que se separan en el firmamento.De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr

La condición de expatriado es una condición de transeúnte.  La gran escritora Carson McCullers, que pasó parte de su vida entre distintas ciudades de Estados Unidos y Europa a la vez que luchaba con una vida plagada de enfermedades, tiene un cuento que se titula, precisamente, El transeúnte. Narra la historia de un hombre que vive en París y que regresa a Georgia al funeral de su padre, ese hombre que también estuvo unos años en Nueva York, hace escala en esa ciudad, busca la libreta de teléfonos y direcciones de amigos que ya no existen, amigos que han muerto o se han mudado y de pronto se da cuenta de que no pertenece a ningún lugar específico. En ese instante su exesposa pasa al lado del lugar donde está sentado. Se arrepiente de no haberse levantado a saludarla pero luego, como para compensar la culpa del indeciso, la llama por teléfono y ella lo invita a cenar a su casa. De allí podemos recoger este diálogo:

—Pero, John, seguro que cualquier día de éstos te quedarás aquí (en Nueva York). ¿No vas a ser un expatriado, no?

—Expatriado —repitió Ferris—. No me gusta mucho esa palabra.

—¿Qué palabra hay mejor? —preguntó ella.

Él pensó un momentoAmazon esAdidas Bolsas EscolaresEquipaje Mochilas Y J5TlFucK13

—Transeúnte, quizá.

Expatriado, migrante, expulsado, escapista, practicante de la diáspora. Mejor transeúnte. Me asalta una nostalgia anticipada de dejar el lugar en el que estoy. Es la antisabiduría de los profetas del presente que dicen que vivir en el pasado es anclarse a la culpa y que vivir en el futuro es postrarse ante la ansiedad. Pero me pasa siempre, llego a un lugar, me acostumbro, no me dan ganas de dejarlo, aunque existan factores objetivos que me desagraden del sitio y no pueda forjar las expectativas de una vida económicamente autosustentable. Tengo entonces la convicción de que en algún momento tendré que dejar el sitio hacia un nuevo destino. Josep Pla, en su libro La huida del tiempo, ya nos lo decía en 1946: “El orden natural de las cosas es su fugacidad y su incesante transformación”.

Con esa sensación de luto anticipado, veo a la gente en su rutina, los ciclos del día, me siento parte de ese flujo, y me digo, usando el recurso de la imaginación o más bien de la ficción, que mañana me iré de aquí. Me invento que la partida será mañana para ver cómo se siente. Tomaré un avión y quién sabe cuándo regresaré. Pero en realidad no me voy mañana, me voy dentro de unos meses o quizás dentro de más tiempo, eso no lo sé. Ser transeúnte es aprender a vivir en la incertidumbre. Los profetas del bienestar también dicen que de la incertidumbre nacen las oportunidades. Y tienen razón.

Me invade un vértigo y una tristeza inexplicables. A veces pienso que, en el fondo, es el miedo a la muerte. Porque dejar una ciudad es como una forma de morir. En medio de la penuria que ha generado el éxodo y aunque una mayoría sienta que ha rebajado su nivel profesional para adaptarse a una nueva realidad, no deja de ser cierto que muchos venezolanos se han destacado en campos impensables antes de emprender la partida o huida. Los cambios destruyen, te hacen morir un poco, pero a la vez construyen y fortalecen.

Partimos del supuesto de que, a pesar de que no se debe caer en generalizaciones sobre las características de una sociedad, entre muchos de los defectos que podamos tener, el venezolano es arriesgado, emprendedor, astuto, inteligente, talentoso, no padece de complejos de inferioridad y sabe cómo gerenciar situaciones de crisis cotidiana con una broma o un chiste de por medio, sabe resolver. Entonces ese venezolano se destaca en el quehacer de ese nuevo destino y su éxito a veces hasta trasciende las fronteras en efecto bumerán a la tierra natal. Cuando digo que para algunos la incertidumbre arroja frutos en los lugares de destino que nunca hubieran sido posibles de no haber partido, lo digo porque no todo puede ser visto bajo la óptica del cataclismo. Pero, ¿qué ocurre cuando nos acostumbramos a ese lugar de destino?

Uno se acostumbra y luego, como muchos, forzado por las circunstancias, tiene que partir hacia otro nuevo destino incierto, someterse al nomadismo producto de las circunstancias o de los tormentos internos del ya-no-aguanto-más-yo-me-voy-de-esta-vaina. A pesar de que pueda surgir ese sentimiento de rechazo, no es el caso al que me refiero, sino a la idea de cimentar un gancho afectivo con un sitio, a querer a la gente, a sentirse arraigado o formar parte de un todo a pesar de que uno sea extranjero y a la vez tener la certeza de que se debe partir. Como cuando se ama a una persona pero se sabe que hay que abandonarla.

Ser extranjero es también algo relativo. Si pensamos un poco más allá, somos raza humana, con sus distintas tribus, pero raza humana. Si somos de este planeta en realidad nadie es extranjero en ningún lado: las fronteras son artificios nacionalistas, las fronteras en realidad no existen, son inventos de los hombres. Preguntémosle a un mono en la frontera entre Venezuela y Brasil si sabe de fronteras o a un astronauta desde el espacio salvo que haga uso de sus conocimientos de geografía.

Se puede ser extranjero y sentirse al mismo tiempo parte de un lugar. Entonces hoy, este mismo día, en un duelo anticipado y masoquista, me digo a mí mismo, haciendo uso de la ficción, me digo de nuevo: “Mañana partiré de la ciudad”. El frío sacude el estómago, el corazón oprimido y una lágrima en la mejilla. Me embarga una tristeza profunda que racionalmente no es real, así como no son reales los cambios fisiológicos y emocionales que se producen viendo una película: sabemos que son imágenes consecutivas de actores a los que no les ha ocurrido lo que les sucede, pero estamos inmersos en ese cuarto oscuro de proyección y sufrimos, reímos, lloramos. Pero todo es mentira. ¿Por qué ese sentimentalismo? ¿Es cursilería o apego? ¿Es miedo que, al perder una ciudad, una cultura, uno también pierda parte de la vida? Como si estuviera muriendo a cuotas con intereses amortizados Esa suposición ficticia de la partida inmediata ayuda a apreciar las cosas que rechazamos del lugar que nos ha recibido. La partida conlleva deshacerse de muchas cosas.

A veces me da mucha pena echar al cesto de la basura el boleto de un tren, de un avión que me llevó a un destino, porque es como si desechara algo de lo que fui en un momento dado, una entrada al concierto de uno de mis grupos favoritos lanzada a la papelera, desaparecer la evidencia física de la memoria. ¿Qué efecto tendría no botar nada y poner en una pila todos los boletos de los sitios a los que hemos ido? Echar un boleto a la basura en como botar un archivo de la memoria.

Julian Barnes dijo en una conferencia reciente: “La memoria proviene de la imaginación; por eso soy un pesimista en cuanto a la reconstrucción de la verdad”. Recuerdas, pero solo imaginas. Antonio Muñoz Molina en Sefarad habla de los “archivadores deshonestos”, a los que le pides un archivo imaginario y te dan otro que no corresponde con los hechos. La memoria se transforma en invento. Tal vez si tuvieras esa entrada a la mano, ese boleto, o esa fotografía, saltarían conexiones neuronales para decirte su versión de lo que pasó ese día o ese momento

Así como desechas boletos en una papelera, desechas vidas al irte y dejar un lugar. Camino y hago estos ejercicios mentales de tortura autoinfligida al pensar el hipotético: “Sí, mañana me voy y lo dejo todo”. Y me veo entonces en un taxi, en una estación de tren, en un aeropuerto, hacia el próximo destino, dejando parte de una vida cuyo trozo, sumado los otros trozos de vida, hacen tu vida entera. La sumatoria de todos los momentos son lo que hacen lo que eres.

Entonces te vas y los ojos ahogados de lágrimas, porque se deja atrás una parte de ti mismo, como si siempre te estuvieras abandonando, porque fuiste parte de esa ciudad y ya no lo serás más, solo en el recuerdo. He ganado y he perdido varios países, varias ciudades, yo no dije esa frase, es del malabarista de moda de la metaliteratura. Ya no sé qué extraño. Tal vez nunca fui feliz en ningún lugar o quizás fui feliz en todos. Solo quisiera encontrar ese destino infalible, pero no lo encuentro porque me siento mal y, a la vez, me siento bien en todos. Solo aspiro a encontrar esa luz diáfana que me marque el próximo paso. Ese próximo paso que todos hemos estado esperando: el regreso a casa.

De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Bolso Calvin De Klein Vertical esRopa Hobo Y NegroAmazon Accesorios 8P0OXnwNkZ
De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr
Suscríbete al boletín

No te pierdas la información más importante de PRODAVINCI en tu buzón de correo

Introduce tu nombre por favor.
Introduce una dirección de email válida por favor.
Algo salió mal. Por favor revisa las entradas e inténtalo de nuevo.
es Satchel Stileo De El Guess Bolso Mano Blanco Sawyer Spartoo nOwN8XP0k
De Grandes Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas De Grandes GimnasioEbay Adidas Bolsas Adidas QhCdxstr